El mundo está ardiendo

 

Un buen amigo mío me pide que escriba algo sobre el coronavirus, la cuarentena y el estoicimo. Podría decirle, y se lo digo, que todo el blog gira en torno a la disciplina para afrontar los retos de la vida, y volvería a recordarle el poema de Guishan que ya citamos en otro post. O también podría remitirle a otros recursos como, por ejemplo este magnífico podcast de Marcos Vázquez que describe estrategias estoicas para afrontar la cuantena y las preocupaciones ligadas al COVID19. Cita, por ejemplo, la fábula de El anillo del reyo nos recuerda que la situación es un auténtico Cisne Negro con todo lo que supone sobre todo a nivel de incertidumbre, ya que no hay expertos sobre el tema ya que el tema es absolutamente nuevo y nadie puede prever a ciencia cierta ante que pronóstico nos encontramos. De ahí por ejemplo, el radical enfoque del gobierno británico contracorriente a lo que hacen casi todos los paises: dan rienda suelta al virus con la esperanza de crear inmunidad de rebaño. aunque parece que ahora se lo están replanteando.

Tal como están las cosas, el mundo esta ardiendel mundo ardeo. Pero eso ya lo dijo Buda en su sermón del fuego. Ardía en tiempos de Buda, ardía antes de la llegada del COVID19, arde ahora y arderá en el futuro, pase lo que pase y sean las que sean las consecuencias de lo que estamos viviendo. Aconsejo la lectura de la fabula del Anillo del Rey antes citada. El problema lo describe muy bien Íñigo Domingue en su artículo de El Pais, Hola a todo eso. Viviamos en una burbuja, estabamos demasiado preocupados por como acababa la última temporada de nuestra serie favorita, o que baldosas utilizar en la reforma de nuestro baño, sin preocuparnos con que haríamos con los escombros que, con mucha probabilidad, acabarían tirados en algún camino rural. Pero sobre todo, sin preocuparnos de lo verdaderamente importante, de como vivimos nuestra Vida, de quienes somos realmente, creyendo que nuestro Ego es lo más importante cuando en realidad, nuestro yo temporal no es más que una mota de polvo el el fluir del Universo.

Como dice Joko Beck,en una cita que aparece en el libro de Jon Kabat-Zinn La práctica de la atención plena:

increiblesimagenes03“Somos meros remolinos en el río de la vida. En su largo recorrido corriente abajo, el río golpea muchas rocas, ramas o irregularidades de su lecho, ocasionando remolinos espontáneos aquí y allá. El agua que casualmente se adentra en uno de ellos no tarda en reintegrarse en el río para formar parte de otro para volver luego a seguir su camino. Pero por más que, durante breves períodos de tiempo, el agua de un remolino parezca un evento separado y claramente diferenciado, no deja, en ningún momento, de ser el río mismo. La estabilidad que posee un remolino es provisional… Pero nosotros preferimos pensar que el pequeño remolino que somos no forma parte de la corriente, preferimos considerarnos como algo permanente y estable e invertimos toda nuestra energía en tratar de proteger nuestra supuesta separación y, para ello, establecemos fronteras fijas y artificiales y, en consecuencia, acumulamos un exceso de equipaje que nos impide escapar del remolino en el que nos hemos estancado y volver nuevamente a fluir. Así es como nos quedamos atrapados en un remolino en el que el agua cada vez está más sucia, mientras nuestra frenética reacción despoja de agua a los remolinos vecinos…”

¿Y que dice el Estoicismo sobre todo 561add86319edb707b74c49434410819eso? No voy a entrar aquí a hacer una re-exposición la gran cantidad de teorías y herramientas que propugna es estoicismo. Solamente un apunte, pero para mí básico: lo realmente importante es lo que nos decimos a nosotros mismos. Ya vimos aquí algunas frases de apoyo al discurso interior. De hecho, en la versión original de las “obras” de Epicteto, muchas de sus afirmaciones están hechas en forma de diálogo interior, de lo que él nos propone que nos digamos a nosotros mismos:  “Envíame, Zeus, la circunstancia que quieras, pues tengo los recursos que tú me diste y los medios para salir fortalecido de los acontecimientos”, “¿Qué la embarcación zozobra? hago lo que tengo que hacer…”, “No tengo miedo de la pobreza, ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. Sólo debo temer mi propio miedo”, “En lo que a mi respecta, todos los presagios son faborables, …/…, pues sea lo que se lo que ocurra, de mí depende obtener de él un beneficio”, “Afortunado de mi, que, habiéndome ocurrido esto, me mantengo contento, ni quebrantado por el presente ni temeroso por el futuro.”

Marco Aurelio es otro ejemplo. Sus Meditaciones no tenían como objetivo ser publicadas, eran imagenes-con-frases-13916147918g4knejercicios interiores que se escribía a sí  mismo para recordarse de como debía afrontar la vida y sus dificultades. Asi se escribía a sí mismo: “Un hombre no debería tener miedo a la muerte, debería tener miedo a no empezar nunca a vivir.”, “Tú tienes poder sobre tu mente, no sobre los acontecimientos. Date cuenta de esto, y encontrarás la fuerza.”, “Mira dentro de ti. Dentro está la fuente del bien, y volverá a brotar si sigues cavando.”, “No dejes que el futuro te moleste. Te encontrarás con él, si debes hacerlo, con las mismas armas racionales con las que estás armado para luchar contra el presente”.

¿Y entonces? Me puedo decir a mí mismo que: “esta situación, por dolorosa que pueda llegar a ser, es una oportunidad paraíndice mostrar entereza, ser solidario con el prójimo, para crecer y fortalecerme como persona…” O, puedo ir arrastrándome, lamentándome, muerto de miedo por lo que pueda pasar, intentando buscar culpables de la situación, llenándome de ira, frustración, desesperación…

Independientemente de mi actitud, al final, como no depende de mi, el resultado será el mismo, la diferencia será en  como he vivido el camino, mi actitud ante las dificultades sí depende de mi. Y evidentemente haré lo que deba hacer para mantenerme entero, física, mental, emocional y espiritualmente, no permitiendo abandonarme al desánimo. Como decía Krishna a Arjuna en el Bhagavad Gita: “No caigas en la debilidad degradante, pues ello no es digno de un hombre que es hombre. Arroja de tí ese indigno desaliento y elévate como el fuego que abrasa todo ante sí”(1).

El mero hecho que las circunstancias me hagan plantearme todo esto, ya de por si es una bendición.Nos han puesto delante las dos pastillas de la película Matrix. La diferencia es que en este caso no podemos elegir. El mundo esta ardiendo.

Joker460

(1) La traducción corresponde a Joan Mascaró. Pido disculpas a las posibles lectoras femeninas por el lenguaje ya que puede parecer machista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s