Preguntas y respuestas: lo bueno y lo malo.

Un seguidor del blog plantea esta cuestión:

“El estoico no teme la desgracia, porque no es malo, el estoicismo conserva ecuanimidad y ve buenas y en las malas con la misma resolución firme y sereno, con la misma indiferencia.
¿Está de acuerdo con esta afirmación?”

Reenfoquemonos hacia el estoicismo de Epicteto y “sus secuaces” y hagamos algunas observaciones:

  • f212768d181a37a25f1c7e098fb9e5c6

    Lo único que nos debe importar realmente es “lo que depende de nosotros”. La “desgracia” es algo externo que no esta bajo nuestro control y por tanto  no nos debería preocupar. De hecho Epicteto (y Marco Aurelio repite) nos recuerda que no es la realidad lo que nos duele, sino la interpretación que hacemos de la misma. “Bueno/malo” son juicios que dependen de nuestro sistema operativo mental. Si aprendemos a controlarlo, esa dicotomía desaparece. El único bien (o  mal) que existe es el bien moral, entendiendo moral no sólo como reglas de comportamiento, sino como la actitud que nos acerca a la Areté, a la Excelencia Humana, a desarrollar nuestro potencial. Por tanto la única “desgracia” posible es la de extraviar  nuestro camino hacia el virtuosismo humano, a traicionar la Virtud que depende de nosotros.

 

  • Por otro lado, el estoico era conciente de su insignificancia como humano, de lo5798d557e0a8d10d201af16f43deac4d

    pequeños que somos tanto a nivel de tamaño, comparados con las galaxias, como a nivel temporal, nuestra vida es un instante en el flujo infinito del tiempo. Si consideramos alguna cosa como “mala” nuestro discurso interior falta a la Verdad pues resultaría que la Naturaleza Verdadera, el Tao, lo está haciendo mal. Estamos, directa o indirectamente, acusando al Tao de injusto, nos estamos rebelando contra el Orden del Mundo. No mostrar indiferencia a lo que no depende de nosotros es una acusación contra la Naturaleza.

 

  • Finalmente, lo que interpretamos comonietzshe“malo” tal vez constituya un error de apreciación del momento. Ejemplos de ello, muchísimos: gente que ha pasado por campos de concentración, por enfermedades graves, o tienen impedimentos graves… a menudo, cuando lo ven en perspectiva, manifiestan que dichas experiencias fueron una lección de vida y que aprendieron a ser más virtuosos (en el sentido de Areté). Viktor Frankl, Nelson Mandela, James Stockdale, Nic Vujicic y muchos más son ejemplos.

 

1474287131_525247_1474292739_sumario_normal

 

Para finalizar una perla: En la siguiente entrada…

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s