¿La nueva religión: el Datismo?

yuval_noah_harari-libro

Siguiendo las ideas de Yuval Noah Harari en su reciente libro:homo-deus Homo Deus: breve historia del mañana, recogemos algunas de las ideas sobre esa nueva religión basada en el culto a los Datos. Además de este libro, Harari publicó el libro: Sapiens: Una breve historia de la Humanidad, siendo ambos muy recomendables.  También recomiendo esta   conversación con el nobel Daniel Kahneman del que ya hemos hablado en este blog. Como curiosidad, el último libro publicado está dedicado a S.N. Goenka, maestro difundidor de la meditación Vipassana. (¿por qué será?)

Harari nos plantea como los datos planean sobre la pérdida de nuestra libertad: para decidir ya no debemos escucharnos a nosotros mismos sino plantear algún algoritmo que nos de respuesta a nuestras tribulaciones.

kahnemanAntiguamente la autoridad provenía de los dioses, pero, a partir de la Ilustración esa autoridad fue descendiendo hacia los hombres. Rousseau decía que en el fondo de su corazón encontraba lo que la naturaleza consideraba como bueno y deseable y que daba sentido a su vida.

Ahora estamos ante un cambio de paradigma. Así como la autoridad divina estaba legitimizada por las mitologías religiosas y la autoridad humana por las ideologías humanistas, los gurús de las nuevas tecnologías legitiman la autoridad de los algoritmos de lo que se viene a llamar Big data o gestión de datos a gran escala en una nueva religión que podemos llamar “Datismo”. En su forma extrema el datismo considera el mundo como un flujo de datos, los organismos como un cúmulo de algoritmos biológicos y que la misión de la humanidad es crear un gigantesco sistema de proceso de datos y enrolarse en él.

algoritmoamistadsheldoncooper2

 

Nos convertimos en pequeños chips dentro de un sistema que nadie entiende. Cada día recibimos inmensidad de bits de información a través de mails, redes sociales, teléfonos… y los retransmitimos a través de más mails, entradas en las redes, mensajes…. No se muy bien donde encajamos en este gran esquema y cómo mis datos se relacionan con los billones de otros humanos y ordenadores, porqué… estoy muy ocupado respondiendo los mails y los watsapp. Todo eso genera nuevas situaciones que nadie comprende ni controla.

seneca-correrPero no tendemos que entender nada, solo responder a nuestros mensajes rápidamente. Los Dataistas creen que una mano invisible gestiona el flujo de datos y estar conectados es lo que nos da significado vital: si experimentas algo, regístralo y compártelo en la red. Ello dará sentido real a tu experiencia. Como comentaba Kilian Jornet, alguna gente sube a la cima si se pueden hacer la foto y compartirla, si no, ¿Para qué subir?

En algunos círculos, y no sólo los denominados “new-age”, a la hora de decidir se nos conmina a seguir nuestro corazón. De hecho durante siglos el humanismo ha considerado al corazón humano como una fuente de autoridad recomendándonos escucharnos, ser honestos y confiar en nosotros mismos, hacer lo que nos hace sentir bien, seguir nuestro corazón. Ante las despiadadas fuerzas del mercado, los humanistas apuestan por un enfoque ético, de hacer lo correcto, lo que nos hace sentir bien con nosotros mismos.

Pero no siempre el que “yo me sienta bien” con mis acciones, significa que todo el mundo se sienta bien con ellas. Pero uno de los grandes avances del humanismo es que el debate sobre la ética ya no recae en la interpretación de unos textos sagrados o en unos mandamientos divinos que se nos imponen “desde arriba”, sino que el debate se centra en los sentimientos humanos en conflicto y en la Razón.

Bajo el prisma de estar convirtiéndonos en chips dentro de un sistema gigante que nadie entiende, los humanistas se plantean si la libertad interior esta amenazada. La investigación científica nos sugiere que los sentimientos no son únicamente una cualidad espiritual humana sino que, además, son mecanismos biológicos que compartimos con otros animales, que tienen el objetivo de incrementar nuestras probabilidades de supervivencia y reproducción.

En contra de la opinión popular, los sentimientos no están en contra de la razón, constituyen la racionalidad evolutiva convertida en biología. Los sentimientos que nos produce, tanto a los humanos como a los animales, un león o la atracción sexual tienen una utilidad evolutivamente funcional: constituyen algoritmos biológicos que han evolucionado y mejorado a través de millones de años ya que los ancestros que fallaron, no transmitieron sus genes a generaciones posteriores.

el-camino-castanedaIncluso los humanistas estaban equivocados al pensar que nuestros sentimientos reflejaban una cierta “libertad interior”. Los sentimientos no son algo mágico sino el mejor sistema para tomar decisiones y nadie, fuera de mi sistema, puede entender exactamente lo que me mueve. Incluso siendo espiados cada segundo durante las 24 horas y con el uso de sistemas de computación ingentes, se podría calcular los procesos biológicos que me lleva a determinar mis deseos y elecciones. Por ello, los humanistas tenían razón cuando propugnaban seguir tu corazón. Entre seguir la Biblia o a tu corazón la elección es muy clara: la Biblia representa la opinión sesgada de algunos sacerdotes y visionarios. Tus sentimientos, por el contrario, representan la sabiduría acumulada de millones de años de evolución y que han pasado los más rigurosos controles de calidad que ofrece la selección natural.

Sin embargo, aunque las iglesias dejan paso a Google y Facebook, el humanismo pierde sus ventajas prácticas. Estamos ante la confluencia de dos tendencias científicas. Por un lado, los biólogos están descifrando los misterios del cuerpo humano, de la mente y de los sentimientos. Al mismo tiempo la ciencia computacional nos ofrece un poder de procesamiento de datos sin precedentes. Cuando unes los dos, obtienes un sistema externo que puede entender mis sentimientos mejor que yo mismo, así la autoridad pasa de los humanos a los algoritmos. El Big Data da poder al Gran Hermano.

Esto ya ocurrió en el campo de la medicina. Las decisiones médicas más importantes en tu vida no están basadas en tus sentimientos de enfermedad o bienestar o en las predicciones de tu médico. Los cálculos algorítmicos toman el relevo. Como ejemplo, Angelina Jolie, después de un test genético que probaba que era portadora de una mutación genética que, de acuerdo a las estadísticas, conllevaba una probabilidad del un 87% de producir cáncer de pecho, decidió, pese a no tener aún la enfermedad, someterse a una doble mastectomía. Ella no tenía ningún sentimiento de enfermedad, los algoritmos no le decían que estuviese enferma, solamente que tenía una bomba de relojería en su ADN y que debía hacer algo sobre ésta.

La autoridad pasa de los humanos a los algoritmoscapitalismo_y_consumismo81 computaciones y el Big Data de poder al Gran Hermano. ¿Cómo compramos un libro? Tradicionalmente vamos a una librería miramos en los estantes, pegamos un vistazo a los libros, su contenido índice, etc. y si “conectamos” con él, lo compramos. Con el Big Data, al entrar en Amazon ya sabe que libros te han gustado en el pasado y, de acuerdo a los gustos de personas con gustos similares a los tuyos, te recomienda qué leer. Los lectores electrónicos monitorizan que parte del libro has leído rápidamente, dónde has descansado, en qué momento has abandonado el libro. Es como si el libro nos estuviese leyendo a nosotros y así el proveedor puede tocar nuestros resortes emocionales. Nosotros olvidamos fácilmente, los ordenadores no necesitan olvidar y pueden “gobernar” tus futuras lecturas.

Desde un punto de estricta lógica, y por tanto del “datismo”, podríamos llegar a dejar que los algoritmos decidiesen sobre las decisiones más importantes de nuestra vida como, por ejemplo, con quien casarnos. En la edad media los familiares y sacerdotes decidían con quien casarnos. En las sociedades humanistas esto se dejaba a la autoridad de nuestros sentimientos. Desde el “Big data” para decidir entre fulano o mengano, preguntaríamos a Google que analizaría toda la información para comprobar cual “casa” mejor con la nuestra:

  • …de acuerdo a toda la información que tenemos (qué compras, qué películas ves, que libros lees, tu perfil de ADN… Con fulano tienes un 87% de posibilidades de ser más feliz a largo plazo que con mengano.
  • Pero es que mengano es más guapo y atractivo, me cae más simpático…
  • Sí pero esa percepción subjetiva está basada en algoritmos biológicos que surgidos evolutivamente en un entorno de sábana africana, que daba prioridad al aspecto físico robusto. Los algoritmos que manejamos, que están totalmente actualizados predicen que esa percepción sólo tiene un impacto del 14% en las probabilidades de éxito de la relación a largo plazo.
  • …/…

Google no tiene que ser perfecto, sencillamente puede manejar información mejor que yo y evitar que cometa errores de apreciación y decisión. Así se ve desde la perspectiva del dataismo.

Esta perspectiva es también muy atractiva para los políticos, la gente de negocios y los consumidores. En cuanto al temor a perder la privacidad y la libre elección, los consumidores tendremos que elegir entre nuestra privacidad y, por ejemplo, un mejor cuidado de la salud por el monitoreo de nuestro estilo de vida (alimentación, ejercicio, sueño…)

Para los intelectuales el dataismo puede representar el Santo Grial, la teoria que unifique todas las disciplinas científicas, desde la musicología a la economía, pasando por la biología. Para el dataismo, una sinfonía de Beethoven, una burbuja bursátil o la propagación de la gripe, son patrones de flujo de datos que puedes ser analizados a través de los mismos conceptos y herramientas. La idea es seductora: un lenguaje común para todos los científicos que tiende puentes entre diferentes campos del conocimiento con un potencial enorme de sinergia.

Sin embargo, el dataismo no tiene respuestas a las preguntas claves de la vida, en particular sobre el problema de la conciencia. A fecha de hoy, estamos lejos de poder explicar la conciencia en términos de proceso de datos, de cómo billones de conexiones neuronales pueden producir una sensación subjetiva de amor, miedo u odio.

Pero a pesar de ello, el dataismo puede conquistar el mundo. Otros credos ganaron enorme popularidad a pesar de sus errores. Si el cristianismo o el comunismo pudieron, ¿por qué no el dataismo? Éste tiene especiales perspectivas debido a su generalización en todas las disciplinas científicas. Un paradigma científico unificado puede convertirse fácilmente en dogma.

Si todo esto no te gusta y quieres permanecer al margen del alcance de los algoritmos, probablemente solo hay un consejo, uno que proviene de la sabiduría antigua: conócete a ti mismo. Finalmente es una cuestión simplemente empírica. En la medida que tengas un mayor auto-conocimiento y más perspectiva sobre los algoritmos, tendrás cierta autoridad en tus manos. Si por el contrario, tal como parece, los algoritmos están tomando el mando, es debido a que la mayoría de los humanos no nos conocemos a nosotros mismos.

103-conocete-a-ti-mismo

 

 

2 comentarios en “¿La nueva religión: el Datismo?

  1. Pedro

    ¿Si no estoy en las redes sociales …seré Adatista?
    Ahora con el Big data y el Data mining no se escapa nada a los algoritmos y las decisiones son mucho más fáciles. Siempre hay alguien a través de las redes que aconseja qué hacer y sobre todo qué comprar.
    Ya no tenemos la selección natural y por ende, los individuos que sobreviven transmitirán a las generaciones venideras genes defectuosos. Entonces, siguiendo los principios de la propaganda de Joseph Goebbels y la manipulación de Edward Bernays, el individuo tendrá cada vez más limitada su capacidad de raciocinio y decisión. Será más dependiente. De esta forma, adaptando el “mensaje” al individuo menos inteligente del grupo, conseguirán someter a toda la sociedad que no se opondrá a la opinión de la mayoría.
    Es increíble la cantidad de gurús que pululan por Internet vendiendo algunas ideas sacadas del manual de Epicteto, mezcladas con algunas frases de Séneca y San Agustín, aderezadas con falacias y salpicadas de creencias populares. Llaman a eso el poder de atracción, los pasos hacia el éxito, etc. ¡Con lo fácil que es enseñar antiguas reglas de Vida, basadas en las cuatro Virtudes en vez de mantener a las personas ignorantes!
    Veremos en qué depara todo esto.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s