Aquí y ahora

frases_de_thich_nhat_hanh_vivir_aqui_y_ahora_la_idea_es_simplemente_que_no_te_pierdas_en_los_lamentos_acerca_del_pasado_o_en_las_preocupaciones_sobre_el_fufturo

Hemos visto la importancia de asentir o no con las percepciones, los deseos y las acciones, pero cabe recalcar que, siguiendo a Marco Aurelio, resulta clave aprender a asentir en el momento presente: asentimos (o no) con las representaciones de la realidad que percibimos, con nuestra reacción emocional a las mismas que nos produce aquí y ahora, y con el impulso a la acción.

aqui-y-ahora-19-728Si nos centramos en el ahora, en lo que realmente es, y evitamos añadir juicios de valor, aprendemos a “dar un paso atrás” sobre los acontecimientos, aprendemos a verlos con distancia y así que no afecten nuestra ecuanimidad. De hecho los juicios de valor, es lo que realmente nos turba y se refieren siempre al pasado o al futuro. Si observo el ahora de forma total no juzgo, sólo observo ecuánimemente. Bien lo saben los que se dedican a la meditación o al mindfulness.

Sólo poseemos el presente y cuando la conciencia o la razón 14729365_10154412915536343_6978611600735730885_nse anclan en el pasado o reflexionan sobre el futuro, lo hacen a costa de perder el presente, ya que nuestra mente, por su propia naturaleza, el lineal y sólo se puede centrar en una cosa a la vez, puede cambiar muy rápidamente de foco, pero el foco sólo es único. Es más, un indicador de “salud” mental, es la habilidad de poder mantener el foco mental y poder cambiarlo a voluntad, a las personas que cambian constantemente de foco o tienen una focalización obsesiva y incontrolada se las suele calificar de neuróticas.

Un aspecto importante a considerar es que el aqui-y-ahora-44-728presente no es real, sólo tiene valor si tomamos conciencia de él, pero fuera del presente no hay nada. Nuestra vida real se limita a una punta minúscula que une el pasado al futuro, y cuando la perdemos, perdemos nuestra vida. Marco Aurelio nos recalca que sólo vivimos el presente fugaz, el resto o ya se ha vivido o es incierto. Vivimos en un pequeño rincón (III, 10). Sólo podemos vivir el momento presente, es lo único que tenemos y es lo único que podemos perder: nuestra Vida. Si perdemos el presente lo perdemos todo.

Nuestra vida es de hecho una metáfora del presente, somos una minúscula ventana de conciencia que nos pone en contacto con el movimiento del Universo y esa ventana solo esta “operativa” en el presente.

Tomar conciencia de la importancia de vivir aquí ahora, supone:

  • Aprender a distinguirlo del pasado o del futuro. El pasado no es mas que el recuerdo que ahora tenemos de lo acaecido y el futuro son elucubraciones que hacemos ahora de lo que puede pasar.
  • El presente es minúsculo y se escapa constantemente, no lo podemos detener ni sujetar. Solo cabe vivirlo y disfrutarlo con la máxima conciencia, si no, lo estamos perdiendo constantemente.
  • La dificultades de la vida se nos hacen más soportables pues les quitamos sus etiquetas (bueno, malo), evitamos preocuparnos de sus consecuencias en el futuro y, sobre todo, tomamos conciencia de que todo fluye y esa dificultad también lo hará.
  • Intensificamos la atención lo que nos permite una percepción de la realidad, una reacción emocional o de deseo/aversión y una acción, más virtuosas más acordes con nuestra potencial excelencia humana.
  • Por tanto, transforma nuestra forma de ver las cosas y nuestra relación con el tiempo y la realidad.

La práctica de la meditación tiene como uno de sus objetivos precisamente entrenarnos a aprender a tomar conciencia del momento presente y no dejarlo escapar.

jose_ignacio_aqui_ahora-760x425Paradójico resulta que a la vez que nos debamos centrar en el presente, los Estoicos propongan el ejercicio de la praemeditatio malorum (pm): imaginar males futuros para “inmunizarnos” ante ellos. Pero la dimensión es distinta, la pm es un ejercicio, un juego mental preparatorio. Vivir angustiados por un futuro incierto es casi casi lo opuesto: es traer un dolor imaginario del futuro al presente, de forma involuntaria y que nos crea dolor ahora. La pm supone reflexionar sobre la auténtica naturaleza e impacto de dichos males.

“… No te preocupes pensando en los muchos e importantes sufrimientos que probablemente te esperan. Más bien pregúntales: ¿qué tienes de intolerable e insoportable?…” Marco Aurelio VIII, 36.

Centrarnos en el ahora nos permite también:

  • Una percepción, una representación de la realidad más adecuada y objetiva
  • No mezclar la realidad con nuestros prejuicios.
  • Reducir nuestra percepción psicológica a lo que realmente es, a lo que percibimos
  • Descomponer en partes lo que percibimos y así descubrir que el todo no es más que una suma de sus partes.
  • Relativización de los acontecimientos. Relativización de nuestra vida que se convierte en una suma de momentos.

Con todo ello, la representación que nos hacemos de 160406-frase-eckhart-tolle-cambio-aqui-ahorala realidad, pierde fuerza se relativiza. Un manjar consistente en un asado, no es más que un cadáver de un animal; una relación sexual, un impulso instintivo con intercambio de fluidos; la muerte, un proceso natural implícito en lo que es la Vida… No hay que temer dejar de vivir, hay que temer no empezar a vivir nunca. Y lo opuesto a nunca es ahora.

La Vida no es más que una suma de instantes. Dominar esos instantes es dominar la Vida.

La felicidad consiste en vivir aquí y ahora, hoy-aquc3ad-y-ahoraaceptar lo que no depende de nosotros y actuar con rectitud, con virtuosismo. Seguir nuestro propio Dharma, nuestra misión vital, vivir nuestra vida al máximo, pero no corriendo superficialmente sobre ella, sino profunda y serenamente. Como decíamos, ensanchar la vida no alargarla y eso es ahora.

Por ello el sentimiento de urgencia que expresaba el maestro Zen Guishan en  Practica y todo llegará. Tener presente que en cualquier momento podemos morir nos impide dejar pasar el momento presente con ligereza. La vida es la suma de pequeños, de ínfimos instantes, de “ahoras” que fluyen y se nos escapar constante e irremisiblemente.

Vivir el instante presente con intensidad supone saborear ahora y al máximo la copa de vino que es la vida. No es correr, acumular, vivir en los recuerdos, esperar un futuro mejor o temer lo que nos deparará el futuro. Vivir el presente supone ser uno mismo, ser libre y tener acceso al mundo real.

Para ir acabando, el presente tiene dos concepciones:

  • Por un lado es el límite entre el pasado y el futuro y, como tal, es tan pequeño que ni tan solo existe. Es un tiempo matemático, infinitesimal.
  • Por el otro, puede tener “contenido”, en contacto con la conciencia humana puede tener “espesura”, se puede “ensanchar”. Solo es real relacionado con mi conciencia, con mi, con mi iniciativa, con mi libertad.

El presente sólo es real si se tiene, si lo aprehendemos. Es un punto minúsculo, además se mueve constantemente, se desvanece y se nos escapa.

¿A qué estás esperando?

alejandro-jodorowsky-salud-encuentra-aqui-ahora

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “Aquí y ahora

  1. Pingback: La Ciudadela Interior 1 – Estoicismo Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s