Infelicidad, psicología y estoicismo.

12068_la-tristeza-aunque-este-siempre-justificada-muchas

Un buen amigo me hizo llegar este artículo que nos habla sobre la infelicidad y su relación con el egoísmo desde una visión psicológica. Como consecuencia, le prometí hacer una “lectura estoica” del mismo. No se trata, evidentemente, de rechazar el análisis psicológico que aparece en el artículo, sino más bien complementarlo con una visión un poco diferente.

La amargura existencial nace del egoísmo, la queja o la imposibilidad de entenderse a uno mismo.

El artículo intenta hacer un pequeño recorrido sobre las teorías que puedan explicar por qué una persona puede tener una visión negativa y pesimista de la existencia y busca los rasgos en común de ese tipo de personas.

La primera salvedad que aparece en el artículo es la referencia a “trastornos” de nivel leve, que están fuera del ámbito patológico o de la psiquiatría. También plantea la típica dicoltomía psicológica sobre el desconocimiento de si la conducta, en este caso actitud mental, tiene un componente más bien genético o más bien ambiental. En cuanto a que la felicidad se considera un aspecto subjetivo, el artículo cita una serie de aspectos comunes a todos las personas “crónicamente infelices”.

  • Piensan que no son capaces y eluyen la responsabilidad de lo que va mal.

En mi opinión, aquí350 un estoico nos hablaría de la importanca del discurso interior. Nuestros pensamientos, que incluyen nuestra reacción mental ante los acontecimientos que nos afectan, construyen nuestra realidad. Si me digo a mí mismo que soy incapaz, que soy un inutil. Tanto si creemos que podemos como si creemos que no podemos, tendremos razón. La otra cara de la moneda de la incapacidad es el no asumir la responsabilidad. El razonamiento psicológico es sutil pero muy evidente: si yo no puedo, si yo no hago nada por mi incapacidad, todo lo que ocurre no es responsabilidad mia, me vienen dado por “mala suerte”, “destino”, “tirria de otros”…

Séneca utilizaba frecuentemente la metáfora de la navegación. En este caso sería un navegante que como cree que no sabe navegar y que haga lo que haga la embarcación irá donde le plazca, finalmente renuncia a gobernar la navegación y se limita a dejar la embarcación a la deriva. Dejar nuestra vida a la deriva es un tragedia, no me extraña pues que se sienta infeliz.

  • No reflexionan sobre su estado mental o sus sentimientos.

tumblr_njbaexfnix1s1aqyoo1_1280El problema es ¿cómo?. Si observamos la descripción del sistema operativo mental de inspiración estoica que propongo, el modelo nos da un patrón para analizar el impacto de la realidad sobre nuestra mente. Partimos de la percepción de la realidad a través de los sentidos. A partir de ahí ya hemos de empezar a utilizar el discernimiento, primero para juzgar la realidad con objetividad y asentir sobre su cualidad. Segundo, para modular nuestra reacción emocional ante lo que ocurre. Y finalmente, para actuar, o abstenerse de hacerlo, de acuerdo a una actitud ecuánime. Como decía Epícteto, “Lo que nos inquieta no son las cosas, sino como reaccionamos ante ellas”. El estoicismo nos da una herramienta para constantemente evaluar y modular el impacto de la realidad sobre nosotros: el constante discurso interior.

  • La queja es el centro de su vida.

La queja es la antítesis del estoicismo. El problema más bd3f1e9b27acdbfc2c7df85a9c4eaf9dgrave de la queja sistemática es, en mi opinión, que al final esa queja se convierte en nuestro discurso interior y nos la llegamos a creer. Así nos convertimos en víctimas, no de nuestra vida, sino de la forma en como nos la narramos a nosotros mismos. La cultura de la queja esta intimamente ligada con el punto primero sobre la autoclasificación como incapaces y por tanto no-responsables. Nos autoconvertimos en una marioneta que es movida por las circunstancias exteriores y nos dejamos llevar por ellas, evidentemente quejándonos constantemente ya que, yendo a la deriva díficilmente se llegará a buen puerto.

  • Tienen envidia y dificultad para admirar a otro.

13893_nada-es-mas-digna-de-admiracion-en-un-hombre-noble

Sentimientos contradictorios pero que “casan” con la actitud mental. La envidia se produce pues lo que tienen los demás no es por su propio mérito ya que son inútiles. “Yo merezco más”, en cambio soy incapaz.

El estoico busca su propio perfeccionamiento, caminar hacia el virtuosismo, la libertad y el auto-respeto. Los que son mejores que nosotros, nos pueden servir de modelo y acicate para mejorar.

  • La gente negativa es egoísta, sólo hablan de sí mismos.

quote-the-ego-is-your-enemy-not-your-friend-it-is-the-ego-that-gives-you-wounds-and-hurts-rajneesh-56-14-05

El ego es tu enemigo, no tu amigo. Es el ego el que te hiere y daña. Es el ego el que te convierte en violento, enfadado, celoso, competitivo. Es el ego que constantemente compara y te hace sentir miserable. El ego es mi enemigo.

Para el estoico cada uno de nosotros no somos mas que una parte de la Naturaleza por un lado, y del Logos por el otro. El ego no es más que un pequeño regalo que nos ha hecho el destino permitiéndonos gozar “de la obra de Dios”, (de la Vida, de la Naturaleza, del Tao, del Dharma… de lo que queramos poner como referente). Cuando se acaba el trayecto de nuestra vida, que puede ser en cualquier momento, debemos estar agradecidos de haber podido disfrutar de ese pequeño espacio/tiempo que nos ha correspondido vivir.

  • Su pensamiento está distorsionado y lleno de ideas falaces.

Curiosamente el artículo que comentamos cita a Albert Ellis creador de la CBT (Cognitive Beharioural Therapy o Terapía cognitiva de la conducta), ligada a la Terapia racional emotivo conductual. Si vamos al enlace de la CBT, podemos observar que el esquema que muestra es muy similar a nuestra descripción del sistema operativo mental, con la trilogía que en este caso utiliza de: pensamientos, emociones, conducta; que vienen a ser lo mismo que juicios, emociones y acción. Precisamente, tal como cita el artículo, uno de los principios de la Terapia racional emotiva es precisamente una cita de Epicteto: “no son los hechos lo que nos altera, sino la interpretación que les damos”(sic).

En una entrevista, Albert Ellis, junto con Aaron Beck, reconocieron la influencia de la filosofía antígua, sobre todo el estoicismo y el método socrático, en su modelo de terapia psicológica, aunque despojándola de todo su “aparato” ético, físico, social y lógico; lo desproveyeron de aspectos como los valores o el sentido de la vida. Así se convirtió así en una herramienta de intervención psicológica contrastada científicamente hasta el punto de que, por ejemplo en el Reino Unido, el Sistema nacional de salud incentiva y promociona fuertemente su uso (para el año 2014, 580 millones de libras y formación de 6.000 terapeutas).  También ha abierto el camino hacia otras tendencias psicológicas como la de Psicología positiva que introducen, además de técnicas provenientes de la filosofía occidental, técnicas provenientes de la filosofía oriental como el minfulness.

Curiosamente existe una corriente que intenta recuperar los aspectos filosóficos del CBT y se habla, en los círculos como Stoicism today de Philosophical CBT.

  • La receta para ser feliz: autoaceptarse.

El artículo viene acompañado de un video que finaliza con  con esta afirmación sobre la cual no estoy demasiado de acuerdo. Falta mucho de auto-mejora, de auto-respeto, de visión dinámica de la realidad y de la persona… Tal vez, alguien se anime a debatirla.

31986-frase-todo-lo-que-escuchamos-es-una-opinion-no-un-hecho-todo-lo-que-vemos-es-una-marco-aurelio

 

 

 

3 comentarios en “Infelicidad, psicología y estoicismo.

  1. ramón

    Uffffff…¡¡currazo e interesantísimas apreciaciones y conclusiones !!…..Bien analizado el tema de esas personas “toxicas” que todo lo ven negro y son infelices: “quejadores profesionales”…. Supongo que el “sistema operativo mental” estoico debe servir para mejorar, aumentar, o restablecer la felicidad independientemente de las causas que la generan. El artículo me ha gustado, ahora la pregunta del millón: ¿qué pasa con aquellos que no son felices pese a que no se quejan, que conocen sus emociones, que admiran a otros, que saben y conocen que lo que les inquieta no son las cosas sino sus opiniones de las mismas, que como médico de cabecera tienen a Epictetó,Marco Aurelio, Zenón…..y no sólo a estos sino a Gautama, Krisnamurthi, Osho, Thích Nhất Hạnh y otros sabios y pese a ello no son felices? ¿Buena pregunta ehhh?….en fin, muy interesantes las opiniones pero creo que en el “estado de ánimo” hay algo que no debe estar condicionado por el pensamiento, hay algo , tal vez, “superior” que te premia o castiga y el peor castigo es no disfrutar al 100% los minutos que vivimos y por ello, como comentas, paradojas de la vida, hay que estamos agradecidos de haber podido disfrutar de ese pequeño espacio/tiempo que nos ha correspondido vivir y pese a ello seguimos infelices…ufffff (Fin de comentario)

    Me gusta

  2. Pingback: Virtud en construcción – Estoicismo Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s