Las tres disciplinas y sus relaciones

 

“El mundo de los felices es distinto del de los infelices”

L. Wittgestein

Los las tres disciplinas.

 

En el estoicismo tardío, Virtudes 4 cardinalesse distinguen, por un lado, tres topoi o areas epistemológicas de conocimiento que son: la física, la lógica y la ética; y por el otro, tres disciplinas de “control” mental: el control de las emociones, el control de los juicios y el control de la acción; y todo ello se imbrica en las cuatro virtudes cardinales de las que ya hemos hablado alguna vez.

 

En esta entrada intentaré presentar un mapa de cómo se interrelacionan entre ellas y como se imbrican en nuestro sistema operativo mental. Seguiré el orden, a mi juicio natural, de cómo impactan en la psique humana, que sería el siguiente:

Lógica ⇒ Física ⇒ Ética

Diapositiva1

  • Disciplina del juicio. Lógica.

La realidad pura, para el sujeto consciente, no existe. Siempre percibimos la realidad desde, primero nuestros sentidos, que tienen unas capacidades limitadas, por ejemplo, no podemos percibir un tipo de luz cuya onda vibratoria vaya más allá nuestra capacidad visual. A continuación, una vez percibido, a través de diversos filtros fisiológicos y psicológicos, llegamos a evaluar el contenido de esa percepción y la clasificamos como mala, buena, indiferente, dolorosa, gozosa…

Es el primer escalón de “control”, podemos modificar nuestro diálogo interior respecto a un juicio y modelarlo.

La disciplina del juicio, o del asentimiento, se refiere a nuestra capacidad de aceptar, o no, nuestras “impresiones”, es decir, las materias primas que el mundo nos presenta ante nuestro juicio, a través de nuestro aparato sensorial y los filtros psicológicos que pueden derivarse del cerebro reptiliano o del neo-córtex. Por ejemplo, si escucho un ruido repentino puedo saltar como reacción autónoma que refleja el miedo repentino y es una reacción instintiva que tiene como finalidad la supervivencia. Sin embargo, un examen más profundo por mi “facultad gobernante” (como diría Marco Aurelio) descubre que era simplemente el viento moviendo algunos pinceles, y que, por tanto, mi impresión inicial (hay algo por ahí, miedo, reacción de defensa), resulta totalmente injustificada.

O si veo a una persona de color, por mis prejuicios o por mi experiencia, puedo etiquetarla de acuerdo a unos prejuicios que no tienen nada que ver con la calidad real e individual de esa persona.

Desde un punto de vista moderno, la lógica se corresponde a la epistemología, la retórica, la ciencia cognitiva…) y a través de ello llegamos a nuestros juicios o representaciones sobre la realidad. En una metáfora utilizada por Diógenes Laercio, la lógica sería la valla que cerca el campo de cultivo, lo que le da un “orden” y límite a la realidad. La lógica además nos sirve para entender los otros dos pilares.

La disciplina del juicio se relaciona con la virtud de la Sabiduría.

 

  • Disciplina de las emociones. Física.

La física se correspondería a la ciencia natural moderna. Desde el punto de vista del sistema operativo mental, nuestras representaciones de la realidad, nos producen un impacto emocional: positivo, negativo o neutro, intenso o sutil, controlable o incontrolable. En la metáfora anterior, la física se correspondería con el suelo, el agua, el abono… Los que nos permite entender el mundo incluyendo en éste a la naturaleza humana, ahí nos encontraríamos con un suelo fértil y con las condiciones óptimas para obtener el mejor cultivo.

La disciplina del deseo, o también de las emociones, básicamente nos dice lo que es adecuado, o no, desear, y de acuerdo con los estoicos esto se refleja en la famosa dicotomía de Control: es adecuado desear cosas que están en nuestro control (porque podemos estar seguros de obtener de ellos), pero no cosas que no están bajo nuestro control, porque no dependen de nosotros y la incertidumbre del resultado, nos llevarán a la larga a la decepción y el sufrimiento.

Las cosas que están bajo nuestro control, son la que se explican en la horquilla estoica: nuestros juicios, nuestras emociones y nuestras acciones; no las cosas bajo nuestro control incluyen casi todo lo demás, y sobre todo la salud, la riqueza y la fama.

La disciplina de las emociones se relaciona con las virtudes del coraje y la templanza.

 

  • Disciplina de la acción. Ética.

Desde las representaciones o juicios y su impacto emocional, “decidimos” (aunque frecuentemente sea de forma automática, o inconsciente, visceral…) que reacción que acción tomar. Pude ir desde incrementar nuestra tensión nerviosa, a agreder alguien que esté por ahí, independientemente de su responsabilidad sobre lo que ha ocasionado el juicio. O relajarse y abrazar a esa persona. O sencillamente, nada.

La segunda disciplina, de la acción, que se refiere a cómo debemos comportarnos con los demás. Aquí es importante recordar que los estoicos eran cosmopolitas, se consideraban a sí mismos “ciudadanos del mundo” y adoptaban una actitud fuertemente pro-social, sin descuidar las necesidades del individuo.

La ética no es, desde el punto de vista estoico, una forma de juzgar nuestra conducta de acuerdo a unas normas determinadas. Es más bien el estudio de la forma en la cual podemos vivir una mejor vida y progresar hacia la Areté. La ética es el fruto de todo nuestro funcionamiento mental.

La disciplina de la acción se relaciona con la virtud de la Justicia.

 

Esquema según Epiteto

Epicteto nos lo presenta con un orden diferente:

Deseo ⇒ Acción ⇒ Juicio.

“Hay tres disciplinas en las que un hombre debe ejercer a control sobre sí mismo. La primera se refiere a los deseos y las aversiones, que un hombre no puede dejar de obtener lo que desea, y que no puede caer en lo que él no desea. El segundo se refiere a los movimientos (hacia) y los movimientos de un objeto, y en general en hacer lo que un hombre debe hacer, que puede actuar de acuerdo al orden, a la razón, y no por descuido. La tercera cosa que la libertad preocupaciones del engaño y la precipitación en el juicio, y por lo general se refiere a los dictámenes conformes “. (Discursos, III.2)

Para Epicteto el tema más urgente el que se refiere a los afectos: deseos o aversiones, ya que considera, un poco en la línea de Buda, que los deseos distorsionan nuestra capacidad de razonar, cambiando nuestras prioridades y conduciéndonos a lamentos, penas, envidias, celos… que si los analizásemos desde un punto de vista estrictamente racional, no tendrían ningún asidero.

Gobernar los deseos no significa, en ningún caso, abandonar el mundo o huir de él. Hemos de cumplir con nuestros deberes, ejecutar el rol que nos ha tocado jugar, de la forma más virtuosa posible, manteniendo las relaciones naturales y adquiridas, como persona honrada, como hijo, como padre, como ciudadano. La imagen del estoico como una persona fría como una estatua, completamente alejada de las emociones y de la realidad no tiene cabida, es un estereotipo del sabio estoico. Lo realmente hace es controlar las emociones para no dejar que nos arrastren más allá de lo razonable, más allá de la Razón, pues la sensación de dolor por, por ejemplo, la muerte de un hijo, es natural, lo que no es natural es ir y volver, una y otra vez sobre la misma sin poderse liberar.

En cuanto a la disciplina del juicio, Epicteto la considera crucial ya que es la que contextualiza a las otras dos.

Disciplina Del juicio De las emociones De la acción
topoi Lógica Física Ética
Virtud relacionada Sabiduría Coraje y templanza Justicia

 

En resumen, la disciplina de las emociones, o del deseo, se deriva de nuestra interpretación de cómo funciona el mundo, por tanto, de la física. Está mediatizada por las virtudes del coraje, que nos permite aceptar las cosas tal como son, y la templanza, que nos lleva a desear lo que está bajo nuestro control. La disciplina de la acción proviene de la ética pues nos dice como nos hemos de comportar, tanto con nosotros mismos como con los demás a través de la virtud de la Justicia. Y la disciplina del juicio está conectada con la lógica pues el uso de la Razón es el que nos permite evaluar la sensación y asentir con ella o no; es la aplicación práctica de la virtud de la Sabiduría.

Independientemente de ideologías o de prejuicios, en mi opinión este esquema de funcionamiento de nuestro sistema operativo mental, puede ser de una gran ayuda práctica para afrontar las dificultades de la época de cambio vertiginoso que nos ha tocado vivir. Curiosamente, cabe destacar que los tiempos de los estoicos clásicos, fueron también tiempos de cambios importantes, como el inicio de la caída del Imperio Romano.

 

 

 

 

 

 

3 comentarios en “Las tres disciplinas y sus relaciones

  1. Pingback: Meditaciones de Marco Aurelio como técnica psicológica 2. – Estoicismo Hoy

  2. Pingback: Estoico en la tele: Derren Brown. – Estoicismo Hoy

  3. Pingback: El “gimnasio” estoico. Hay que “entrenar”. – Estoicismo Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s