Técnica psicológica de escritura de Marco Aurelio

“El Ego es tu enemigo, no tu amigo.

El ego es lo que te hiere y te hace daño.

El Ego es lo que te hace violento, enfurecido, celoso, competitivo.

Es el Ego que te hace continuamente compararte y hacerte sentir miserable.”

Osho

 

quote-the-ego-is-your-enemy-not-your-friend-it-is-the-ego-that-gives-you-wounds-and-hurts-rajneesh-56-14-05

Hacemos un punto y seguido sobre las técnicas psicológicas estoicas y dedicamos una entrada monográfica a la técnica más conocida de Marco Aurelio que finalmente se ha convertido en el libro llamado Meditaciones.

El libro de Marco Aurelio es muy muy peculiar pues no fué pensado como tal, como un libro destinado a ser publicado y leído por otros. Escribía para sí mismo, como una forma de reforzar su actitud estoica y su camino a la virtud. Realmente constituía un verdadero ejercicio espiritual, o técnica psicológica, en el cual reflexionaba, en las noches de insomnio en los campamentos militares junto al Danubio, sobre su Vida, sobre su actitud ante la misma, sobre lo que se encontraba… y se aleccionaba a sí mismo para seguir por el camino de la Areté, de la Virtud y de la Excelencia.

Para nosotros esto implica un reto, entramos dentro de la mente del emperador-filósofo y debemos superar nuestros prejuicios personales y la distancia cultural que nos separa, de casi 2000 años y de una persona que tal vez era la más poderosa de su época, para entender como modelaba, o intentaba, su diálogo interior.

Para él era un ejercicio triple: meditación matinal, meditación verpertina y aprender a escribir, a reflejar en un papel su ideal de forma que se auto-retroalimentase. Marco Aurelio escribía para sí mismo; de forma cotidiana, día a día, como un ejercicio de reflexión y afirmación personal; pero, además, con una forma literaria refinada, en griego y siguiendo los convencionalismos de su época pese, repito, a que el destinatario era él mismo.

Ello constituia una forma de dominar su discurso interior ya que en la vida, todo depende de como nos representamos las cosas, de como nos las narramos. Ahí uno de los valores de las Meditaciones, nos sirven de ejemplo de narración interior, de control emocional, de sabiduría práctica.

Por sus características, nos encontraremos con constantes repeticiones. El consejo no sería leer las Meditaciones, ni tampoco releelas; lo que deberíamos hacer es reformulárnoslas haciéndolas nuestras, convirtiendolas en nuestras Meditaciones y, si lo hacemos por escrito, para nosotros mismos, mejor. El pensamiento de por sí es caótico, el ejercicio de ponerlo por escrito nos ayuda a darle orden y coherencia, haciéndo posible convertirlo en norma de Vida. Todo una práctica psicológica estoica y, además, muy potente. Pues ello implica un diálogo con nosotros mismos, un replanteamiento de nuestras posiciones y opiniones, una lucha interna que, bien llevada, nos lleva a crecer como personas.

Marco Aurelio nos presenta un doble tumblr_nghtibzbhj1s71y5uo1_1280“yo”. Por un lado, el yo psicológico, el ego, el yo impuesto por el Destino. Como dice la imagen: “Mi oponente es mi maestro, mi Ego es mi enemigo”. Por otro lado, el yo elevado por encima del Destino, el yo como principio director del camino hacia la Virtud, hacia la Areté. Para ello hemos de ir eliminando todas las capas del yo psicológico para así alcanzar la Razón Universal, el Logos, la Unidad… o como lo queramos llamar. Gran parte de las Meditaciones se estructuran en ese diálogo.

Marco Aurelio no duda en autocriticarse pero no con arrepentimiento sobre el pasado, sino como forma de persuasión, de exhortarse en encontrar las palabras que lo ayudarán a Vivir una vida de Virtud. Un hombre ejercitándose para vivir y pensar como un verdadero Hombre y además, lo vivimos, aunque 2000 años más tarde, en vivo y en directo, en el mismo momento que él se auto-exhorta a seguir por el camino de la Virtud, por vivir una vida con plena conciencia, con plena lucidez, con plena intensidad en cada uno de sus instantes, con una vida con sentido. En una palabra, lo mismo lo mismo que todos queremos el nos lo muestra como lo ejercitaba día a día.

Transcender nuestro punto de vista limitado y egoista para acogernos al Logos, al Bien, a la Realidad. Nos quitamos los anteojos que nos restringen nuestra visión limitándola a nuestro interés inmediato para buscar el Valor Absoluto. Nos puede ayudar a caminar nuestro camino interior pero con la actitud correcta, una filosofía de vida que podemos realizar nosotros aquí y ahora, sólo si así lo queremos.

hadot

Pierre Hadot hace un introducción a las mismas en su libro La ciudadela interior, y que es descrita como “…apasionantes páginas…”. Desgraciadamente en este momento agotado.

Cabe destacar también que la traducción del griego es muy problemática y que leyendo diferentes versiones podemos entontrar sentidos casi opuestos, pero la mayoría llegamos tarde para dedicarnos a la filología clásica. El traductor, todos los traductores, ven el texto desde su perspectiva personal, cultural, sus prejuicios…, es inevitable.

Por eso, con Marco Aurelio podemos practicar tres técnicas psicológicas a la vez:

  • Leer bien. La lectura de las meditaciones como un ejercicio de empatía, intentando “meterse en la piel” del emperador, en un lejano campamento de guerra, tal vez después de alguna escaramuza, con una cultura totalmente diferente a la nuestra.
  • Reflexionar sobre nuestro diálogo interior. Las Meditaciones pueden ser una excusa para observar nuestra mente y compararla con la del emperador-sabio.
  • Escribir bien. Si además de lo anterior, tomamos la práctica de escribir de forma coticiana nuestra propias meditaciones, sin duda alguna, aprenderemos a ordenar nuestra mente y nos será fácil entrar en la dinámica de la mejora constante o kaizen. Como ya he comentado, la mente por naturaleza es muy caótica; escribir nuestros pensamientos es una herramienta muy útil para darle forma y estructura.

 

kaizen

 

2 comentarios en “Técnica psicológica de escritura de Marco Aurelio

  1. Pingback: Meditaciones de Marco Aurelio como técnica psicológica 2. – Estoicismo Hoy

  2. Pingback: Infelicidad, psicología y estoicismo. – Estoicismo Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s