Manual de vida, capítulo 1º

En cuanto a todas las cosas que existen en el mundo, unas dependen de nosotros,
otras no dependen de nosotros. De nosotros dependen; nuestras opiniones, nuestros
movimientos, nuestros deseos, nuestras inclinaciones, nuestras aversiones; en una
palabra, todas nuestras acciones.
Las cosas que no dependen de nosotros son: el cuerpo, los bienes, la reputación, la
honra; en una palabra, todo lo que no es nuestra propia acción.
Las cosas que dependen de nosotros son por naturaleza libres, nada puede
detenerlas, ni obstaculizarlas; las que no dependen de nosotros son débiles,
esclavas, dependientes, sujetas a mil obstáculos y a mil inconvenientes, y
enteramente ajenas. …/…

Epicteto. Manual de vida 1

Relectura del cuento del frasco y el café: El estoico da un paso atrás o sale de la caja mental.

Una amiga hizo llegar este cuento que me ha gustado y mucho. Sin embargo, como aspirante a estoico tengo que intentar dar un “paso atrás”, “salir de la caja de la mente” para intentar ver las cosas con más claridad. El Manual de Vida de Epicteto, que pretende ser eso un manual de como vivir, empieza precisamente con el texto de arriba.

Entonces, ahora reproduzco el texto y a continuación realizaré la matización que creo que plantearía un estoico.

Cuando te sientas agobiado…recuerda el frasco de mayonesa y café

Un profesor en su clase de Filosofía, sin decir palabra, cogió un frasco grande y vacío de mayonesa y lo llenó con pelotas de golf.

Luego preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos estuvieron de acuerdo en decir que si.

De nuevo, sin decir nada, el profesor cogió una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco de mayonesa.

Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf.

El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que si.

Luego…el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del frasco.

Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos, y el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno.

En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ‘si’ unánime.

El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:

‘QUIERO QUE SE DEN CUENTA QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA’.

Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, …

Son cosas que, aún si todo lo demás lo perdiéramos y solo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.

Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.

La arena es todo lo demás… las pequeñas cosas.

‘Si ponemos primero la arena en el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf.

Lo mismo ocurre con la vida’.

Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad.

Juega con tus hijos, dedica tiempo a revisar tu salud, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favoritos, siempre quedará tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua.

Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan.

Establece tus prioridades, el resto es solo arena…

Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café..

El profesor sonrió y dijo:

‘Que bueno que me hagas esta pregunta… Sólo es para demostraros, que no importa cuan ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.’

Comentario.

“Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, … Son cosas que, aún si todo lo demás lo perdiéramos y solo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas. Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc. La arena es todo lo demás… las pequeñas cosas. ‘Si ponemos primero la arena en el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida’.”

Las pelotas de golf deben ser las cosas que dependen de nosotros, las que no perderíamos en un naufragio, las que nos sirven para juzgar la realidad, reaccionar emocionalmente de forma equilibrada y actuar con ecuanimidad. Hemos dado un “paso atrás” hacia lo que  es verdaderamente “libre” no sujeto a los avatares del destino, lo que podemos controlar totalmente pues dependen de nosotros. Ahí reside nuestra “libertad interior” o lo que Marco Aurelio llamaba “Mi ciudadela interior”, ese “búnker” a donde no llegan los problemas, los contratiempos, el dolor… donde moldeamos nuestra actitud vital con libertad.

Las canicas serían las cosas importantes y “deseables” y sobre las que tenemos cierto grado de influencia.  Familia, a la que dedicamos tiempo y esfuerzos; Salud, que si a la cual maltratamos nos traicionará; Trabajo, si realmente es un trabajo que nos llena y no un intercambio de nuestro tiempo por una remuneración…

La arena serían las cosas sobre las cuales no tenemos ningún tipo de control y que, por lo tanto, debería dejarnos de preocupar. No tienen que ser forzosamente cosas pequeñas, la muerte, por ejemplo, está ahí y pretender “ser eternos” ni nos llevará a serlo, ni nos dará la felicidad y la serenidad vital para vivir una vida plena. Ahí también entrarían todas las cosas pequeñas: el prestigio, el “qué dirán”, la lotería que me tocará la próxima Navidad…

“Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, dedica tiempo a revisar tu salud, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favoritos, siempre quedará tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua. Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan. Establece tus prioridades, el resto es solo arena…”

En los momentos de crisis es cuando podemos comprobar hasta que punto hemos aprendido lo que es realmente importante y lo que no. Hay que prestar “…atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad…”, y habría que agregar, si somo estoicos, ” …y la de los que nos rodean…”. Y, ¿qué es lo más importante?, para mí, y para los estoicos, la actitud vital, un estado de serenidad y tranquilidad mental que me lleva a disfrutar del ahora. Puedo ir a cenar con mi pareja mirando a través del móvil a cada momento los  resultados del fútbol, o jugar con mis hijos “por obligación”, o revisar mi salud de forma obsesiva, hipocondríaca, esperando con angustia el diagnóstico fatal aunque no llegue… Aquí vemos lo importante que es utilizar el tiempo con nuestros hijos.

“Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café..El profesor sonrió y dijo:‘Que bueno que me hagas esta pregunta… Sólo es para demostraros, que no importa cuan ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo”.

Touché! A quién me hizo llegar el cuento le debo ya no se cuantos cafés 😉 pero no me los perdono y algún día, algún día… como el alcalde de la genial película Bienvenido Mr. Marshall que decía: “Os debo una explicación y os la voy a pagar”. Los cafes los pagaré, con intereses, y como diría un taoísta: mejor si son “reventados”.

Salud! Els cafés arribarán, ja ho veurás!

solo-hay-un-camino-a-la-felicidad-y-es-dejar-de-preocuparse-por-las-cosas-que-estan-mas-alla-del-poder-de-nuestra-voluntad-epicteto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s