La”horquilla” de Epicteto 1

“Tú tienes poder sobre tu mente, pero no sobre los acontecimientos.

Date cuenta de esto, y  encontrarás la fuerza.”

Marco Aurelio

La sinrazón de la vida y el dolor.

Un buen amigo pregunto sobre que pasa cuando el dolor se produce por no encontrar sentido al sufrimiento, por qué existe el dolor que se inflinge sin motivo, de forma irracional. Ahí me he dado cuenta que nos hemos saltado algunas de las “lecciones ” básicas del estoicismo y por ello tendré que “presentarme a la convocatoria de setiembre” y exponer algunas bases.

La horquilla de Epicteto.

La distinción entre lo que nos atañe y lo que no, la horquilla de Epicteto, es un aspecto clave del estoicismo y de hecho aparece en el primer capítulo de su Manual de vida o Enquiridion. Consiste en saber distinguir entre lo que depende directamente de nosotros, sobre lo que tenemos control absoluto y lo que es totalmente ajeno a nosotros, lo que no podemos controlar de forma directa pues depende de factores que están más allá de nuestro radio de acción. Depende de nosotros: la evaluación de la realidad (juicios), su impacto emocional (aversión o deseo) y las acciones que realizamos (o que no realizamos). No dependen de nosotros: el cuerpo y su salud, nuestras posesiones, el prestigio… Nos atañen y debemos centrarnos en las cosas que dependen de nosotros, el resto no nos atañen. Depender de nosotros supone que nos atañen, si no dependen, no nos atañen. Si sabemos distinguirlos y actuamos en consecuencia, sólo así seremos realmente libres.

Tenemos cierta influencia en nuestra salud, en nuestra riqueza, en nuestra reputación… llevando a cabo acciones adecuadas a las mismas, pero el resultado final está fuera de nuestro control. Podemos preparar la embarcación, elegir el rumbo, ajustar las velas según los vientos, pero estamos a merced del mar. Sólo llegaremos a nuestro puerto colaborando con el mar. Los reveses de la vida, llegarán irremisiblemente y frecuentemente solo podremos aceptarlos, adquirir experiencia de ellos y utilizarlos como entrenamiento para la vida.Lo que nos atañe es libre en si mismo, mientras lo que no, nos es ajeno, está en servidumbre de cosas más allá de nosotros. Confundirlos nos llevará irremediablemente al sufrimiento. Esta distinción es el punto de partida para el aspirante a estoico y la base de las sucesivas prácticas.

Famosa es la oración de la serenidad que nos presenta la esencia de la filosofía estoica de ver la vida: “Señor dame serenidad para aceptar aquello que no puedo cambiar, coraje para cambiar lo que sí puedo y sabiduría que me permita distinguir entre ambas”. La trilogía del sistema operativo mental: emoción, juicio y acción.

Para la mente realmente todo es indiferente excepto nuestra propia actividad mental, nuestras acciones pasadas o futuras nos son indiferentes, están fuera de nuestro control. Sólo cuando la mente lleva a primer plano, a su pantalla mental, las cosas, es cuando dejan de ser indiferentes pues se convierten en actividades mentales. El pasado o el futuro no son nada, si la mente recurre hacia ellos se convierten en “presente” en actividades mentales que acaecen aquí y ahora, pero no son realidades desligadas del ahora.. Solo tus pensamientos, acciones y sentimientos presentes son intrinsecamente importantes, el resto están fuera de nuesto control directo, fuera del aquí y ahora. Y a través de la Razón, y con la práctica, podemos influír en nuestro sistema operativo mental.

Converted_file_74d0f83c

Viktor Frankl pasó varios años en campos de concentración nazis, perdió a toda su familia, sufrió lo indecible, pero sobrevivió y lo que es más importante “supervivió” y dedicó su vida a ayudar a los otros a encontrar sentido a sus vidas. Estoicismo puro: aprender a controlar tu mente y ayudar al prójimo.

“Las fuerzas fuera de control pueden quitarte todo lo que posees excepto una cosa, la libertad de elegir como responderás a la situación”

 

 

 

Un resumen animado de su libro.

12 comentarios en “La”horquilla” de Epicteto 1

  1. Pingback: Resiliencia estoica – Estoicismo Hoy

  2. Pingback: Las tres disiplinas y sus relaciones – Estoicismo Hoy

  3. Pingback: Bond, el otro James Bond. 1 – Estoicismo Hoy

  4. Pingback: Séneca a Lucilio: sobre el dolor. – Estoicismo Hoy

  5. Pingback: Epicteto según James Bond Stockdale. – Estoicismo Hoy

  6. Pingback: Cicerón y las paradojas estoicas. – Estoicismo Hoy

  7. Pingback: Estoico en la tele: Derren Brown. – Estoicismo Hoy

  8. Pingback: Virtud en construcción – Estoicismo Hoy

  9. Pingback: El “gimnasio” estoico. Hay que “entrenar”. – Estoicismo Hoy

  10. Pingback: Introducción al Estoicismo. – Estoicismo Hoy

  11. Pingback: Frases de apoyo al discurso interior. – Estoicismo Hoy

  12. Pingback: Cuatro rituales estoicos para fortalecer tu mente. – Estoicismo Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s