Ars moriendi 1

“El dolor de los otros no es siempre consuelo del nuestro,

pero cuando el dolor va unido al amor,

puede ser fuente de elevación espiritual”. Joan Mascaró i Fornés.

Consolaciones a…

Unos amigos que han perdido recientemente a seres queridos y de alguna forma me han hecho llegar su dolor. Su dolor me hace adaptar, gustosamente, el calendario de publicaciones del blog para intentar aportar algo de Luz.

Consolaciones a… es el título de varias obras, en forma de cartas, de Séneca con precisamente ese objetivo: consolar al receptor de su dolor por la pérdida o el exilio de sus seres queridos. No cabe esperar milagros de la actitud estoica, pero sí que nos puede ayudar, y en esta, y sucesivas entradas, iré describiendo como lo veían los estoicos. Son lecturas recomendables de Séneca: Consolación a Polibio, Consolación a Helvia, Consolación a Marcia y, de paso, De la brevedad de la vida.

Ars moriendi.

Utilizaremos el concepto Ars moriendi en un sentido amplio, abarcando tres sentidos del mismo:

  • Cómo proponían los estoicos afrontar la muerte de seres queridos, cómo hallar consuelo al dolor
  • Cómo utilizaban la imagen de la propia muerte como herramienta psicológica para aprender a vivir la vida de una forma más plena e intensa. Para “no estar muertos antes de morir”
  • Finalmente, cómo afrontar la propia muerte, como aprender a aceptarla sobre todo por tener la conciencia que hemos vivido una vida bella, para nosotros y para los que nos rodean.

Repito, el estoicismo no es un milagro, pero sí una forma de cuestionarnos como vemos y nos afecta la muerte.

La alienación de la muerte.

Nuestra sociedad quiere se una sociedad de gente joven, gente sana, gente alegre, gente inmortal… Por ello, la muerte y la enfermedad se convierten en tabú: escondemos los muertos, su visión es obscena y antiestética; apartamos a los ancianos, son una carga y nos recuerdan nuestra mortalidad; intentamos apartarnos de los enfermos y de los que sufren, no nos aportan “buen rollo”… Los tanatorios de los hospitales están ocultos, los niños no pueden ver a los muertos… pero, paradójicamente, la muerte nos crea morbo y cuando circula un vídeo por ahí donde muere alguien, sobretodo si es por motivos violentos, se convierte rápidamente en viral, en “pornográfico”.

Independientemente de los posibles juicios de valor, que dejo a cada uno de vosotros, desde el punto de vista de la hormesis tan estoica, de inmunizarse a un veneno ingiriendo pequeñas dosis del mismo, es un barbaridad: la muerte, hacemos como si no existiera; pero cuando nos golpea…

Pero no siempre fué así. En tiempo de los Romanos, el contacto con la muerte era cotidiano: mortalidad infantil, ejecuciones públicas, los combates de los gladiadores…

Pero no es necesario irse tan lejos en el tiempo. El padre de Mahler tenía una taberna, y mientras los reclutas y comerciantes bailaban alegremente con alegres chicas, al son de música judía, antes de desaparecer en los campos cercanos; los ataúdes de sus hermanos, hasta 8, salían por la puerta trasera. Después, una hija del propio Mahler, murió en sus brazos a los 5 años de edad. El 56% de los niños morían antes de los 2 años, y estamos hablando de principios del siglo XX. La muerte era, igual que lo es ahora aunque queramos maquillarlo, parte de la Vida.

En su primera sinfonía nos hace llegar su desazón: reproduce la canción infantil Frere Jacques, pero la pasa a tono menor, dándole dramatismo y forma de marcha fúnebre, infantil; hasta que se va transformando en una alegre melodía klezmer, de fiesta judía desenfrenada; que nos lleva a la perpejidad absoluta. Aquí en versión de Claudio Abbado, a partir del minuto 25 y después en el 33.

 

 

Converted_file_8f6f2f35

 

Si a alguien le interesa introducirse o profundizar en Mahler, un libro recomendable:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Continuaremos hablando del Ars Moriendi estoico.

5 comentarios en “Ars moriendi 1

  1. Pingback: Ante la adversidad – Estoicismo Hoy

  2. Pingback: Ars moriendi 3 (1) – Estoicismo Hoy

  3. Pingback: Técnicas psicológicas estoicas 1. – Estoicismo Hoy

  4. Pingback: Cuatro rituales estoicos para fortalecer tu mente. – Estoicismo Hoy

  5. Pingback: Hola de nuevo. Dicotomia del control. – Estoicismo Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s